25/09/2018

Escuela Secundaria Lycée Schorge

Kéré Architecture

Situada en la tercera ciudad más poblada de Burkina Faso, la Escuela Secundaria Lycée Schorge no solo establece un nuevo estándar para la excelencia educativa en la región, sino que también proporciona una fuente de inspiración al mostrar materiales de construcción de origen local de una manera innovadora y moderna.

El diseño de la escuela consta de 9 módulos que acomodan una serie de aulas y salas de administración. Uno de estos módulos también alberga una clínica dental que proporciona una nueva fuente de cuidado dental para los estudiantes.

Las paredes de estos módulos están hechas de piedra de laterita recogida localmente, que, cuando se extrae por primera vez de la tierra, se puede cortar y moldear fácilmente en forma de ladrillos. Cuando la piedra queda expuesta a la atmósfera sobre el suelo, comienza a endurecerse. El material funciona muy bien como un sistema de pared para las aulas debido a sus capacidades de masa térmica. Esto, en combinación con las exclusivas torres que atrapan el viento y los techos que sobresalen, reduce exponencialmente la temperatura de los espacios interiores.

Otro factor importante que ayuda a ventilar e iluminar naturalmente los interiores es su gran techo ondulado. El patrón en forma de ola de yeso y componentes de concreto están ligeramente separados el uno del otro, lo que permite que el espacio interior respire y expulse el aire caliente estancado. El color grisáceo del techo sirve para difundir y extenderse alrededor de la luz diurna indirecta, proporcionando una amplia iluminación durante el día y manteniendo el espacio interior de aprendizaje protegido del calor solar directo.

Envolviendo estas aulas como una tela transparente es un sistema de pantallas de madera, esta fachada secundaria está hecha de madera de eucalipto y actúa como un elemento de sombreado para los espacios que rodean las aulas. Las pantallas no solo funcionan para proteger las aulas contra el polvo y los vientos corrosivos, sino que también ayudan a crear una serie de espacios secundarios de reunión informales para los estudiantes que esperan asistir a sus clases.

Para minimizar el material transportado al sitio, el mobiliario escolar dentro de las aulas está hecho de una madera dura local y con elementos sobrantes de la construcción del edificio, como por ejemplo restos de acero del techo. De esta manera, la economía del edificio se amplía al reducir el desperdicio, agregando un valor adicional al costo de la construcción.

Creando una especie de condición de ‘aldea’ autónoma’, el diseño radial de los módulos del aula se envuelve alrededor de un patio público central. Esta configuración no solo crea privacidad desde el dominio público, sino que también protege el patio interior del viento y el polvo. Una condición similar a un anfiteatro en el centro del patio acomoda reuniones informales, asambleas y celebraciones para la escuela y la comunidad en general.

Uno de los objetivos más importantes del diseño fue servir como un catalizador de inspiración para los estudiantes, el personal docente y los miembros de la comunidad de los alrededores. La arquitectura no solo funciona como un marcador en el paisaje, también es un testimonio de cómo los materiales locales, en combinación con la creatividad y el trabajo en equipo, se pueden transformar en algo significativo con efectos profundos y duraderos.

 

Link a la nota en ARQA > http://bit.ly/2MIPaLn

Otras obras:

http://bit.ly/2ihNrTx

http://bit.ly/2eABP6S

 



Los comentarios están cerrados.