14/11/2017

Nienke Helder de gradúa con un set de objetos sensoriales para sanar a las mujeres de traumas sexuales

Considerando su propia experiencia personal, la diseñadora holandesa, Nienke Helder, se ha graduado recientemente de la Design Academy Eindhoven con un set de accesorios para mujeres que les ayuda a recuperarse de un trauma sexual. Se trata de ”Sexual Healing” (sanación sexual), objetos sensoriales que buscan reconectar, en un contexto doméstico, a las pacientes afectadas por un trauma sexual con la sensibilidad de sus propios cuerpos.

”Si bien nuestra vida sexual es muy personal, el tratamiento de los problemas sexuales femeninos inducidos por el trauma, como el bloqueo de los músculos pélvicos, suele ser clínico y se centra en problemas físicos que tienen como objetivo final la penetración.” dice Nienke Helder.

Nienke Helder reconoce la frustración que causa la terapia tradicional y ha trabajado con expertos médicos y mujeres que han experimentado traumas sexuales para diseñar una terapia desde un punto de vista diferente: concentrarse en encontrar el placer. Así, el set de cinco herramientas invita a las mujeres a re-descubrir el placer y aliviar el miedo y el dolor para recuperar la sensación de seguridad sobre sus cuerpos.

Desde su propia experiencia, Helder reconoció la frustración que esto puede causar, lo que la llevó a desarrollar una terapia alternativa que se enfoca más en los aspectos emocionales del trauma sexual.

El primer objeto es un espejo de forma ergonómica que se ilumina. El espejo solo muestra lo que tiene enfrente, lo que permite a la usuaria tomarse su tiempo y comenzar a explorar lentamente sus propio cuerpo. “La investigación muestra que si miras tu propia vagina, aumenta mucho tu autoestima corporal. Pero si tienes un trauma, realmente puede ser peligroso mirar a tu propio cuerpo”, dijo Helder.

 

El segundo objeto es una brocha hecha de crin de caballo, que está destinada a ayudar a las usuarias a sentirse cómodas con el tacto. También les permite invitar a su pareja al proceso de curación. “Si tiene un trauma, puede ser realmente difícil hablar sobre ello. Pero al darle a alguien un objeto y hacer que forme parte de la terapia, se abren muchas puertas para la conversación” asegura Helder.

Dos de los objetos se centran en la biorretroalimentación y están diseñados para ayudar al usuario a detectar si se sienten tensos o estresados. Uno es un sensor que debe colocarse en el abdomen. El dispositivo se enciende cuando la respiración del usuario se vuelve tensa, funcionando como una señal para relajarse nuevamente. El segundo es un objeto que mide la presión en los músculos del piso pélvico. Si la usuaria se pone tensa, el dispositivo comienza a vibrar, lo que indica la necesidad de relajarse.

 

“El trauma crea ciertos reflejos en tu cuerpo que provienen de tu subconsciente. Para romper ese ciclo, necesitas entender racionalmente qué está causando estos procesos para superarlos emocionalmente”. dijo la joven diseñadora.

El objeto final es una bata hecha de seda que enfatiza la necesidad de sentirse temperada y relajada en el dormitorio. “Lo hice porque el dormitorio es una de las habitaciones más frías de mi casa y es importante mantenerte calentita al tener relaciones sexuales porque las mujeres no podemos tener un orgasmo cuando tenemos frío.” concluyó Helder.

 

Este proyecto se desarrolló con la ayuda de la Dra. Joggem Veen, Ginecóloga de Maxima Medsich Centrum, Ellen Hawinkels, Sexóloga y Fisioterapeuta del piso pélvico en B-fysic y Mieke Meijer, maestra en el departamento de Hombre y Actividad de la Design Academy Eindhoven.



Los comentarios están cerrados.